Friday, April 14, 2006

Stop

Si lo intentas con esfuerzo, puedes parar el tiempo. Te lo digo yo, que lo he hecho un par de veces. Atiende bien y te lo explico.
Tienes que escoger un día en el que no haya nada muy importante que hacer, como un día de vacaciones: un viernes santo, por ejemplo. Después tienes que esperar a una hora del día en la que no tengas nada planeado, en la que no hayas quedado (puede que acabes de volver de tomarte un helado en buena compañía, o de echar un café con las amigas) ni tengas que, digamos, cenar o ducharte para salir. Ésta puede ser una buena hora: las nueve de la noche, demasiado pronto para empezar a hacerse la cena, demasiado tarde para merendar y con un par de horas por delante antes de que llegue la hora de irte de nuevo. Entonces quizás puedas parar el tiempo.
Mejor con lluvia, sí, mejor, porque la lluvia también parará el exterior, ya que en el sur no sabemos hacer nada si llueve. Hoy los tronos no saldrán y tú puedes jugar a que no existe el tiempo. Ponte una puena canción, una canción melancólica y larga, como digamos Hurt, de los NIN. Procura no ponerte melancólica, porque estás parando el tiempo, y la melancolía no existe cuando has conseguido suspenderte en mitad de la nada y dejar quietas las manecillas del reloj. No te preocupes porque las vacaciones estén a punto de terminarse, por la inminente vuelta a las clases, a la rutina. Eso no tiene cabida en tu islita de tiempo detenido, sólo tuyo. Con los NIN y la lluvia de fondo, escribe un poco, sin pensar, haciendo de la escritura un acto continuo, sin principio ni fin, como si fuera un ritmo de respiración, un latido. No pares, no corrijas; toca el teclado como si estuvieras tocando un piano o un cuerpo. Si la canción se acaba, ponla de nuevo, porque no queremos que midas el tiempo por la duración de las canciones: escúchala una y otra vez como si fuera un único tema muy largo.
Es difícil sostener el tiempo parado. Hace falta mucha concentración, como cuando intentas dejar la mente en blanco o mantenerte en equilibrio sobre una barra. Tarde o temprano, se romperá el hechizo, avanzará el reloj y te hartarás de escuchar la misma canción una y otra vez. Tu estómago empezará a reclamar su cena y la gata te maullará pidiendo que le llenes el comedero.
Pero bueno, durante unos minutos has parado el tiempo. Es un logro bastante enorme, si lo piensas.

4 comments:

punes said...

Yo tengo unas cuantas canciones que son lo suficientemente largas como paraa no tener que reiniciarlas. Con ellas es mas fácil parar el tiempo:p

Besos

fnaranjo said...

Lo malo es cuando el tiempo te para a tí. No le cuesta ningún trabajo, lo hace sin avisar, por la espalda. Y tú tardas tanto en darte cuenta siquiera...

elsuki said...

yo lo máximo que he llegado a parar el tiempo han sido unos segundos(15 o 20), bueno eso calculo. pienso que también es importante que la canción te apasione tanto hasta el punto de no poder resistir el VIVIRLA ya sea bailando o cantándola.besos y venid a verme.

Anonymous said...

Yo no puedo parar el tiempo. Siempre me aplasta con su caminar decidido, incoercible. Cada vez que me detengo y miro para atrás, el primordio de la culpa comienza a atormentarme. Los días pasan y olvido. Pero luego, cuando respiro y recuerdo, todo me cae de golpe. Y como respiro a cada rato...

Y no, no estoy deprimido, no estoy deprimido, no estoy...

no estoy