Tuesday, April 04, 2006

Plegarias atendidas

Desde que volvía a creer en Dios, todo era mucho más fácil. Había unificado todo lo que (según ella) iba mal en su vida y lo había achacado a una única entidad cruel y manipuladora: un Dios sádico, juguetón y malévolo que se reía de ella sentado en su nube. Una vez que hubo asumido la presencia de aquella fuerza poderosa en su destino, decidió que lo mejor era congraciarse con ella. Desde entonces, mantenía con Dios una conversación más continua y fluida que en toda su vida, más incluso que cuando era pequeña y tenía tanto miedo al infierno que no podía dormirse sin decir sus oraciones.
Así, cuando se levantaba por las mañanas, y pensaba que todo el mundo más allá de su cama era inhóspito y triste, y se colocaba el despertador recién apagado en la almohada para seguir durmiendo un poco más, le decía a Dios: "De acuerdo, tío, yo me levanto, lo juro, me levanto e intento ser feliz, pero tú tienes que hacer que hoy haya sol. Puedes colocar un par de nubes si quieres, pero no muchas, porque si no hay sol, yo te juro que me vuelvo a meter en la cama con un par de trankimazines y no salgo hasta mañana". Entonces sí, entonces encontraba las fuerzas para levantarse y se levantaba, convencida de que había oído cómo Dios, medio benévolo medio bromista, le estrechaba la mano desde su nube para cerrar el trato. Luego cogía el coche, y entonces sus peticiones sonaban más o menos así: ·"Dios, con la putada tan grande que me has hecho, que tiene huevos, por lo menos compórtate conmigo esta mañana y consígueme un aparcamiento cerca del trabajo. Ah, y un veinte minutos, anda". Que no es que le interesara demasiado la actualidad, pero le gustaba leer el horóscopo antes de sentarse a su mesa cada mañana.
Su día era como una especie de negociación con un padre severo pero indulgente. Era una prisionera que pedía pequeñas gracias a su captor a cambio de no quejarse demasiado por mantenerla encerrada en su torre. “Tú, y sólo tú - le decía a su deidad particular – eres el culpable de que las cosas hayan pasado así, porque tampoco te costaba tanto que todo sucediera de otra manera, y entonces no sería todo tan desastroso ni tan catastrófico. Así que ahora no te queda otra que hacerme la vida un poquito más fácil”. Y Dios, medio avergonzado de haberse reído de ella en tantas otras ocasiones, lo hacía: le buscaba los mejores aparcamientos, le conseguía las cajeras más rápidas y los funcionarios más amables, las mesas mejor situadas y el café más sabroso.
Un tiempo después, cuando él vino a buscarla de nuevo y le dijo todo eso de “me he dado cuenta de que, sin ti, mi vida no tiene sentido, y quiero que estemos juntos, y quiero darte tantas cosas”, ella (los ojos dilatados, las manos temblorosas y el corazón palpitándole) le dijo que no. Después, mientras le miraba marcharse cabizbajo con las manos metidas en los bolsillos de su chaqueta, le dijo a Dios, enfadada y divertida al mismo tiempo: “Te habías creído que ibas a librarte de mí, ¿eh?”.
Y regresó a casa,sonriendo y escuchando el tap tap de sus tacones sobre la acera.

3 comments:

Marina said...

Como veréis, he cambiado el sistema de comentarios. Hacía ya tiempo que venía pensándolo, porque Haloscan borra los de tiempo atrás y Blogger parece ser que no, y a mí perder los comentarios de hace tiempo me daba pena... Además, Blogger ha siplificado mnucho el sistema de comentario y ahora no tiene nada que envidiarle a Haloscan. Pero claro, cambiar el sistema de comentarios significaba perderlos todos, al menos de momento, y eso también es chungo. En cualquier caso, en algunos momentos hay que tomar decisiones graves y no titubear, como House xD Espero que os parezca bien el cambio. Muchos besitos a todos.

Bito said...

Desde luego que es la mejor razón que he escuchado para volver a creer en Dios, lo mínimo que se merece es hacerse responsable, de vez en cuando, de lo que nos pasa.


Por cierto, excelente narración.

elanonimo said...

"Y regresó a casa,sonriendo y escuchando el tap tap de sus tacones sobre la acera."
...como le pasarìa a cualkier ke sea amigo de Dios...:D